De surtidores de gasolina a cargadores de vehículo eléctrico: nos preparamos para el futuro del transporte

La transición a la movilidad eléctrica está cobrando impulso. A medida que los países se centran en reducir las emisiones de carbono, cada vez hay más vehículos eléctricos (VE) por las carreteras.

Por lo tanto, debemos garantizar que la disponibilidad de puntos de recarga de alta potencia siga el mismo ritmo de aumento que la adopción del vehículo eléctrico para evitar atascos y retrasos a los propietarios de los vehículos. Los puntos de recarga de alta potencia son especialmente útiles a medida que el VE va adquiriendo popularidad y utilizándose para recorrer distancias más largas. Esto significa una gran oportunidad para los operadores de las estaciones de servicio.

Más de la mitad de los vehículos de pasajeros vendidos en 2040 serán eléctricos, según Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Conforme aumenta la preocupación por el cambio climático, los gobiernos están haciendo grandes esfuerzos para reducir las emisiones de carbono en todo el mundo. Varios países tienen previsto eliminar gradualmente los vehículos con motor de combustión interna en un futuro próximo, lo que reducirá el número de vehículos que necesiten combustibles fósiles.

El sector del transporte es el responsable de una cuarta parte de las emisiones de gas de efecto invernadero relacionadas con la energía, con el potencial de aumentar aún más, según el Banco Mundial. No es de extrañar que cada vez sean más las empresas independientes que están entrando en el mercado de carga del VE. El año pasado, el número de cargadores de acceso público aumentó un 60 % en todo el mundo en comparación con el año anterior, según la Agencia Internacional de la Energía.

Una organización eficaz de la infraestructura de carga es quizá el factor más importante para que haya una adopción masiva del vehículo eléctrico. Las gasolineras, presentes en todos los pueblos y ciudades del mundo, pueden desempeñar un papel fundamental para lograr este objetivo. Si dan el paso ahora, los propietarios de las estaciones de servicio podrán preparar su negocio para el futuro, adquirir una ventaja por ser los primeros en un mercado de carga de VE que está creciendo rápidamente y aumentar la fidelidad de sus clientes.

Cómo iniciar la transición al eléctrico

Las gasolineras ya están estratégicamente situadas según las costumbres de los conductores en cada zona. La instalación de cargadores de vehículos eléctricos en esas zonas generará una red cómoda para los conductores, con independencia de dónde se encuentren. En muchos casos, no es necesario realizar grandes cambios de infraestructura y es probable que los clientes pasen más tiempo en la estación de servicio cuando carguen los VE que cuando reposten gasolina. Así, los propietarios pueden añadir flujos adicionales de ingresos con la introducción de cafeterías o restaurantes donde los propietarios de vehículos eléctricos puedan relajarse mientras su coche está cargándose.

Una de las formas de medir la demanda de VE es informarse de las matriculaciones de automóviles en una zona determinada. Con estos datos, los propietarios de las estaciones de servicio pueden determinar el número de puntos de recarga que necesitan instalar y la potencia necesaria para esos cargadores. Los propietarios de vehículos eléctricos suelen cargarlos en sus casas u oficinas durante largos periodos de tiempo, pero las gasolineras pueden ofrecer una recarga de alta potencia para cuando necesiten una carga rápida. En algunos casos, este requisito de carga de alta potencia puede requerir una mejora de la infraestructura eléctrica próxima a la gasolinera en términos de capacidad e interconexión de la red.

Preparándonos para una transición rentable

Es esencial utilizar equipos que sean modulares, ampliables y preparados para el futuro, ya que el horizonte del VE sigue evolucionando rápidamente con el tiempo. Por ejemplo, si una gasolinera instala tres cargadores y construye una conexión a la red eléctrica en consonancia, será difícil ampliarla cuando aumente la demanda de carga. Una alternativa es instalar una solución modular y reubicable, que pueda ampliarse según las necesidades. La solución puede cambiarse de lugar y, así, los propietarios de las estaciones de servicio puede trasladarla a nuevas ubicaciones de alta demanda, si se produce un cambio en la demanda, y proporcionar servicio de carga sin necesidad de cambiar la infraestructura del lugar existente, mientras se evalúa una posible mejora de la red.

Después de determinar las necesidades de carga y energía, el siguiente paso es discutir algunos factores clave con la empresa de servicios públicos local para habilitar una conexión de energía eficaz. Los propietarios pueden empezar por evaluar los programas disponibles que ofrece la empresa de servicios públicos y su capacidad de red existente. El siguiente paso es evaluar el tiempo de carga, los picos de demanda de energía y las tarifas.

Instalar almacenamiento de energía para reducir la necesidad de extraer energía de la red durante las horas punta es una forma de mejorar la eficiencia de los costes y un incentivo para que más propietarios de estaciones de servicio hagan la transición a la carga de VE. En zonas con pilas de combustible o energía renovable, el almacenamiento de energía y la transferencia del excedente a la red hacen que el proceso de la carga sea sostenible y económicamente favorable.

Con el almacenamiento de energía, los propietarios de las estaciones de servicio también pueden utilizar su actual conexión a la red sin necesidad de realizar mejoras. Si el aumento de la demanda fuese mínimo, el sistema de almacenamiento de energía podrá soportar las necesidades adicionales de energía. Además, de esta forma, los propietarios de las estaciones de servicio pueden probar a ofrecer una carga de alta potencia para los vehículos eléctricos sin necesidad de una actualización total de la red. Estas soluciones «plug-and-play» son reubicables, lo que garantiza que la transición a la recarga de vehículos sea fluida.

En la fase inicial, los propietarios pueden evaluar diferentes modelos de carga, experimentando con ellos, una vez instalados los cargadores. Pueden aprender del comportamiento de los consumidores y aplicar sus averiguaciones en la siguiente fase de expansión. Las soluciones conectadas digitalmente también pueden optimizar las operaciones de carga para la movilidad eléctrica. Hay varias tecnologías nuevas que están ayudando a optimizar la carga y la gestión de la carga. Por ejemplo, el módulo de almacenamiento de energía de ABB cuenta con una tecnología propia que ofrece una carga sincronizada entre los sistemas de almacenamiento de energía en baterías (BESS) y los cargadores de vehículos eléctricos. El controlador de sitio EV Site Solution (EVSS) de ABB proporciona gestión de carga y conectividad inteligente.

Escribamos el futuro de la movilidad eléctrica

La transformación eléctrica ha llegado al sector del transporte y está aquí para quedarse. ABB ha abierto el camino de este cambio con más de 17 000 cargadores rápidos de corriente continua (CC) vendidos en más de 80 países de todo el mundo.

La clave para maximizar los beneficios de esta transición radica en una gestión eficiente de la energía, haciendo un seguimiento de la capacidad no utilizada y utilizándola para generar más ingresos. Tanto el uso de los vehículos eléctricos como una infraestructura de carga fiable están interrelacionados en este proceso de expansión en la adopción de la movilidad eléctrica.

Con el aumento del uso de los VE, hace falta una carga eficaz y fiable. Al mismo tiempo, el mayor número de estaciones de carga instaladas en todo el mundo animará a organizaciones y personas a pasarse a la movilidad eléctrica. Varios fabricantes de automóviles ya han lanzado o están en proceso de lanzar nuevos modelos de vehículo eléctrico, lo que indica un mayor crecimiento de la demanda en los próximos años.

Los propietarios de las gasolineras que se introduzcan pronto en este mercado pueden tener una sólida ventaja, ya que:

  • tienen varias ubicaciones rentables entre las que elegir;
  • cuentan con ventaja para predecir el comportamiento de los consumidores en cuanto a la recarga de vehículos eléctricos; y
  • tienen tiempo de sobra para descubrir modelos de recarga innovadores que estén preparados para el futuro y para satisfacer los requisitos de los nuevos vehículos eléctricos con baterías de mayor autonomía y necesidades de alta potencia.

Visite solutions.abb/e-mobility para obtener más información sobre las soluciones de ABB Electrification para el futuro del transporte sin emisiones.

1Report by BloombergNEF
2Feature story by The World Bank
3Report by the International Energy Agency

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Alexandra Goodson

Alexandra Goodson is the Global Product Marketing Manager for energy storage modules and e-mobility in the Distribution Solutions Division of the Electrification Business at ABB. She has nearly ten years of experience in the energy storage market having previously worked at an energy storage integrator as ESS Sales Director. In addition, she has worked with off road vehicle electrification and is excited to continue supporting the transition to green, clean power. She received her Industrial Engineering degree from Missouri University of Science and Technology.
Comentar esta publicación