La falta de estaciones públicas de carga de vehículos eléctricos genera grandes oportunidades de negocio

La disponibilidad de puntos de carga de alta potencia y las estaciones de servicio en carretera son las mejor situadas para cubrir ese nicho de mercado

La revolución del vehículo eléctrico (VE) está en pleno auge en todo el mundo. Las ventas anuales de VE para pasajeros proyectadas para el año 2025 alcanzan los 10 millones, aunque casi llegarán a triplicarse hasta los 28 millones para 2030[1].

Hoy día, la mayoría de personas carga sus vehículos eléctricos en casa porque la carga residencial es cómoda y económica[2]. Sin embargo, cuando los conductores salen de casa se dan cuenta de que aún no existen tantos puntos de carga de VE como surtidores de gasolina.

El aumento en la disponibilidad de estaciones de carga de alta potencia no solo mejorará la comodidad y flexibilidad para esos conductores de vehículos eléctricos que ahora tienen soluciones residenciales, sino que también servirá para que los VE resulten una opción más convincente para la mayoría de personas, sobre todo para los residentes en las ciudades que necesiten aparcar en la calle[3].

Esta situación representa una oportunidad para las estaciones de servicio en carretera.  Aunque muchos operadores quizá no se den cuenta de que necesitan instalar una infraestructura eléctrica preparada para soportar esta clase de carga, los que se adapten serán los primeros en un mercado en rápido crecimiento.

La infraestructura de carga de VE para el futuro está disponible ya

La carga en carretera de un número cada vez mayor de vehículos eléctricos con baterías más grandes traerá consigo la necesidad de ofrecer mayores potencias y a velocidades más rápidas.

Con la conexión a la red, infraestructura eléctrica y tecnología de carga adecuadas, los operadores de las estaciones de servicio y de otros dispensadores en carretera pueden ofrecer a los clientes una carga rápida de alta potencia para todo tipo de VE, desde automóviles a vehículos todo terreno y camiones. La infraestructura eléctrica más avanzada del mercado actual afronta los desafíos de seguridad, fiabilidad y conectividad en las soluciones modulares «plug & play».

Eligiendo al socio tecnológico adecuado ahora, las estaciones de servicio y otros establecimientos de carretera pueden ofrecer a sus clientes una infraestructura de carga optimizada para hoy y ampliable para el futuro. Esto será especialmente importante cuando la próxima generación de vehículos eléctricos llegue a nuestras carreteras.

Es hora de empoderar a la gente

Gobiernos de todo el mundo han establecido ambiciosos objetivos para reducir las emisiones de carbono. Estas metas se apoyan en la demanda pública de bienes y servicios —especialmente de transporte— que sean más sostenibles y ayuden a reducir las emisiones.

Para 2040, más del 50 % de los vehículos nuevos tendrán un motor eléctrico [4]. El mercado de la automoción está evolucionando mucho más rápido de lo que nadie había previsto y el punto de inflexión global de los vehículos eléctricos está a la vuelta de la esquina. Aunque los costes de los VE están bajando, los primeros en adoptar el VE suelen ser personas más acaudaladas (un 42 % ganaba 150.000 $ o más) y dispuestos a gastar en marcas cuyos valores coincidan con los suyos. Quien ahora pueda ofrecer carga de VE en cualquiera de los puntos negros de carga existentes actualmente tendrá a su disposición este apreciado segmento de clientes de alto valor. Cuando los propietarios de un vehículo eléctrico se detengan a respostar, existirá una evidente oportunidad para la venta cruzada en productos y servicios complementarios. El argumento comercial es evidente.

Aunque hoy día existen aún puntos negros de carga donde para los propietarios de VE es difícil o incómodo recargar, el ritmo de cambios hace pensar que esto no será así durante mucho tiempo. Las empresas que den el paso ahora para cubrir estos puntos negros no solo disfrutarán de la ventaja que tienen los pioneros apoyando a los propietarios de vehículos eléctricos cuyo número crece con mayor rapidez. También podrán hacerse con los mejores lugares y desarrollar modelos de negocio innovadores y preparados para el futuro que se complementen con este nuevo sector de carga de VE.

Esta es la oportunidad de negocio de una generación. Estos puntos negros en el mapa de carga son espacios blancos comerciales; los pensadores emprendedores que consigan la base de infraestructura eléctrica adecuada desde el principio podrán diseñar casi cualquier modelo de negocio que deseen imaginar.

Visite solutions.abb/e-mobility para descubrir el impacto que tienen en el transporte del mañana las inversiones realizadas hoy en soluciones de electrificación.

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Pam Cannon

I am the Global Marketing Manager, for ABB’s Packaging and Solutions product group with a focus on ABB’s Modular Systems portfolio. We provide integrated products and solutions such as compact secondary substations, battery energy storage systems and eHouses across a variety of segments in order to help our client’s reduce site work, risk and meeting scheduling requirements.  With more than 20 years of experience in the electrical industry, my goal is to help our clients as they transition to digitalization and the new energy future.
Comentar esta publicación