Estamos a punto de alcanzar el punto de inflexión del vehículo eléctrico. ¿Está preparado?

De qué forma una inversión en la tecnología correcta actual le va a ayudar a lograr una infraestructura eléctrica optimizada que sea escalable en el futuro.

¿Sabía que usar un camión eléctrico de clase 8 en 2019 era más barato por kilómetro que usar un camión diésel de alto rendimiento de la misma clase?[1]

Si no lo sabía, no es el único. Pese a que muchas veces es algo que ha pasado desapercibido, la tecnología de vehículos eléctricos (EV) ha dado lugar a grandes avances en los últimos años, no solo en camiones, sino en todos los tipos de vehículos eléctricos.

Para flotas que están estudiando pasar a un entorno electrificado, resulta fundamental comprender el punto de inflexión del vehículo eléctrico: el tiempo en el que los beneficios del vehículo eléctrico, como por ejemplo la reducción de mantenimiento y una vida útil del motor más prolongada, compensan los costes de la inversión inicial. También resulta fundamental considerar la infraestructura eléctrica y de carga requerida.

Mirar más allá del precio de la electricidad

Un error fácil de cometer al comparar vehículos de motores de combustión interna (ICE) con los vehículos eléctricos consiste en comparar el coste del combustible con el de la electricidad. Las cifras son convincentes; un reciente estudio realizado por el Departamento de energía de EE. UU. determinó que el combustible requerido para conducir una milla en un camión eléctrico de 135 kWh era un 44 por ciento menor que la cantidad equivalente de diésel [3],
aunque esto puede simplificar en exceso algunas de las complejas consideraciones que deben tener en cuenta aquellos que buscan electrificar sus flotas. Entre estos factores se encuentran los siguientes:

  • Aumento de los requisitos de potencia, ya que los vehículos eléctricos son más grandes y pueden desplazarse mayores distancias
  • Capacidad de la red eléctrica local donde tendrá lugar la carga
  • Precios locales de la electricidad

Es importante monitorizar la hora del día en la que se produce la carga del vehículo, específicamente para gestionar la hora del día del repostaje de la flota con el fin de evitar altas tarifas. Además, no importa lo bajo que sean los precios de la electricidad, si los vehículos se desplazan regularmente hasta el límite de su autonomía y en lugares sin infraestructura de carga local, entonces el cambio a vehículos eléctricos genera un riesgo operativo adicional.

Eso significa que el cálculo del punto de inflexión de los vehículos eléctricos de una flota implica tener en cuenta una amplia gama de diferentes variables, no solo los costes del combustible.

Las políticas pueden acelerar la llegada del punto de inflexión 

El panorama político también es un factor a tener en cuenta. Algunos países ofrecen generosas ayudas por la compra de vehículos eléctricos comerciales. En Alemania, por ejemplo, las empresas pueden solicitar subvenciones entre 13.400 y 45.000 dólares por cada vehículo eléctrico que compren.[4]

Otro desafío político que hay que superar es la determinación de quién paga por construir las redes eléctricas de última generación que puedan dar apoyo a grandes flotas de vehículos eléctricos. Muy pocas redes eléctricas serán capaces de abordar un consumo eléctrico repentino si la terminal de una gran flota pasa repentinamente a tener varias docenas de vehículos eléctricos. No obstante, la actualización de la infraestructura local puede costar a una compañía eléctrica (y a sus clientes) fácilmente 1 millón de dólares, o incluso más.[5]

Dicho esto, el cambio a vehículos eléctricos no tiene que implicar una actualización de 1 millón de dólares. Una gestión inteligente de la flota puede permitir esquivar muchos de estos problemas. Una correcta conexión de la red eléctrica combinada con un software automatizado de programación de la carga, por ejemplo, puede facilitar que la carga en la infraestructura eléctrica local resulte manejable y ayude a controlar los costes. Los lugares con desafíos más complejos y mayor demanda de electricidad pueden invertir en soluciones sofisticadas de optimización de la carga.

En un estudio de ABB Group, dos ubicaciones idénticas probaron el mismo número y tipo de vehículos eléctricos. El emplazamiento con herramientas de planificación de la carga solo realizó un gasto de 0,6 millones de dólares en energía, mientras que el otro sin dichas herramientas gastó 2 millones de dólares. [5] Ese es su punto de inflexión para el coste total de propiedad de vehículos eléctricos.

Cómo prepararse para su cambio a vehículos eléctricos 

Un factor básico para determinar cuándo una empresa está preparada para empezar a adoptar vehículos eléctricos, consiste en la disponibilidad de la infraestructura eléctrica y de carga correcta, particularmente en la terminal. Con frecuencia, los responsables de las flotas están preocupados por factores tales como la robustez de la infraestructura de carga local, la asequibilidad de la tecnología de carga y la capacidad de controlar los costes.

No obstante, muchos no se percatan de que la industria ya está en camino de resolver estos problemas o, en muchos casos, ya los ha resuelto. La última infraestructura eléctrica de carga de vehículos eléctricos está tan avanzada que ofrece una puesta en marcha sencilla, es modular y escalable, y resulta segura y altamente económica de operar. La configuración utilizada es “plug and play” para permitir que las flotas se pongan en marcha rápidamente hoy mismo a la vez que son compatibles con futuras generaciones de vehículos eléctricos que van a demandar velocidades de carga mucho más rápidas. Todo envuelto en una solución tan segura que no requiere vallado.

Con un análisis desde la red eléctrica al cargador y usando la última y más avanzada infraestructura eléctrica, los responsables de las flotas pueden acceder al mejor rendimiento y ROI posibles. Además, con la elección de puntos de carga basados en las normas de la industria, pueden conseguir que sus terminales sean compatibles con los futuros avances para garantizar su compatibilidad con la gama más amplia de vehículos.

¿Cuál es su punto de inflexión? 

De acuerdo con nuestra investigación, una empresa con una infraestructura de carga completamente optimizada y una buena gestión de la flota puede operar con hasta 50 camiones por poco más de 580.000 dólares al año [5]. Aunque es verdad que los vehículos eléctricos tienen mayores costes iniciales que los vehículos ICE comparables, factores, entre los que se incluyen su mayor eficiencia y la alta utilización de los vehículos de la flota, pueden permitir que los operadores alcancen rápidamente un coste total de propiedad inferior. Un reciente cálculo realizado por McKinsey sugiere que los vehículos eléctricos de la flota pueden lograr un coste total de propiedad del 15 al 25 por ciento menor que el correspondiente a los vehículos ICE equivalentes en 2030 [6].

Esto nos vuelve a llevar a la pregunta: ¿Los vehículos eléctricos ya están listos para el desafío? La respuesta depende de usted: Si está preparado para invertir no solo en los vehículos, sino también en los bloques de construcción de la infraestructura eléctrica correcta para gestionar su flota eléctrica, entonces su punto de inflexión eléctrico y retorno de la inversión han llegado.

  1. Análisis de camiones eléctricos de baterías de largo alcance en la UE. Thomas Earl​​, Lucien Mathieu, Stef Cornelis, Samuel Kenny, Carlos Calvo Ambel, James Nix. Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente, 17 de mayo de 2018.
    2. Transporte por camión en un futuro más ecológico. Gilbert-d’Halluin A; Harrison P. Fundación Climática Europea, 6 de septiembre de 2018.
    3.El consumo energético y ahorro de costes de la electrificación de camiones para aplicaciones de vehículos pesados, Oak Ridge National Laboratory, Departamento de Energía de EE. UU.
    4. Esquema de ayudas para camiones eléctricos en Alemania, Nora Manthey, Electrive.Com, 4 de junio de 2018
    5. Electrificación de la flota a través de FleetGrid, Leszek Izdebski, Grupo de transformación digital de ABB, 2019
    6. https://www.mckinsey.com/business-functions/sustainability/our-insights/charging-electric-vehicle-fleets-how-to-seize-the-emerging-opportunity

Visite solutions.abb/e-mobility para descubrir el impacto que tienen en el transporte del mañana las inversiones realizadas hoy en soluciones de electrificación.

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Marty Trivette

I am the Global Solution Architects and Consultants Manager within ABB’s Packaging and Solutions product group. We develop solution architectures and consultation to optimize integration of products, engineering and digital applications, answering specific segment and customer needs.  These include many unique solutions for our data center, electro-mobility, industrial, infrastructure and utility segments. I have dedicated well over 20 years in the electrical industry mostly at ABB, with roles ranging from R&D to Product Management and Marketing with a primary focus on Medium and Low Voltage solutions. I am motivated by aligning our solution capabilities, working with brilliant colleagues and excited about the future of ABB.
Comentar esta publicación