El edificio inteligente del futuro ya es una realidad

Tecnologías como Internet de las cosas (IoT) e Inteligencia artificial son fundamentales para ayudarnos a seguir avanzando hacia los edificios del mañana.

Actualmente, dedicamos casi el 90% del día en edificios, en nuestro lugar de trabajo, en nuestra zona de ocio y en nuestro hogar. El confinamiento durante este último mes me ha hecho ser más consciente de mi tiempo y me ha hecho pensar de qué forma los edificios inteligentes pueden hacer que nuestra vida en el futuro resulte más sencilla, cómoda y eficiente.

Tecnologías como Internet de las cosas (IoT) e Inteligencia artificial son fundamentales para ayudarnos a seguir avanzando hacia los edificios del mañana, proporcionando espacios que respondan intuitivamente a nuestros requisitos y que se ajusten automáticamente a nuestras demandas individuales. La instalación integral de sensores en edificios abre una gama de posibilidades que van desde la iluminación hasta sistemas HVAC y sistemas de seguridad.

Permítame hacer un recorrido sobre lo que imagino que podría ser una jornada laboral.

Empiezo con la entrada en el edificio: los usuarios se identifican a través de reconocimiento facial. Con la información de los datos almacenados, el edificio puede identificar el espacio de trabajo idóneo y reservarlo en el calendario laboral. A continuación, se guía a la persona hasta el destino con un sistema digital e inteligente. Durante la jornada laboral, los sensores ajustan el entorno de trabajo a cada usuario: La luz, la cantidad de oxígeno y temperatura se ajustan en función de las experiencias personales de las últimas jornadas laborales. El edificio siempre aprende y optimiza las acciones de automatización del edificio de acuerdo con sus preferencias e información personal. Bienvenido a un edificio de aprendizaje.

También podemos confiar en que el edificio nos evacue lo más rápido posible cuando sea necesario. En caso de emergencia, el sistema guía asume el control de señales de las salidas de emergencia. Se suministra oxígeno a éstas mientras simultáneamente se retira oxígeno de aquellas partes del edificio que ya se han evacuado. Esto se hace gracias a la intervención en el control de ventilación.

Con la creciente concienciación sobre la sostenibilidad, la eficiencia energética también juega un importante papel en edificios inteligentes. En el futuro, nuestros edificios funcionarán de forma autosuficiente y utilizarán un sistema de gestión energética eficiente para controlar el flujo de energía mediante el uso de energía renovable de nuestro propio sistema de energía solar o parque eólico. Este proceso reduce las emisiones de CO2 del edificio. Los vehículos eléctricos se cargan a través de estaciones de carga que conocen el volumen de carga requerido debido al vínculo con los calendarios. Cargas precisas para recarga de baterías y reserva anticipada de estaciones de carga garantizan una gestión equilibrada de la carga. Un buen ejemplo de edificio con energía autosuficiente es el caso de éxito de ABB “Mission to Zero”.

Estas tecnologías ayudan a usuarios, propietarios, operadores y instaladores a interactuar fácilmente con los edificios del futuro, con confort personalizado y máxima eficiencia. Además, con Inteligencia artificial e Internet de las cosas (IoT) en constante evolución, las posibilidades de edificios inteligentes en el futuro son incontables.

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Alexander Grams

I’ve been working for ABB since 2001 and currently lead the marketing communications team for Smart Buildings, which is part of the Electrification business. I studied engineering and business economics but my real passion is marketing and sales. I love working for ABB and have spent time in different roles in Spain, Finland and Germany. I currently work at ABB’s Busch-Jaeger facility in Ludenscheid, Germany.
Comentar esta publicación