Tecnología digital revolucionaria para obtener el máximo rendimiento de su infraestructura para vehículos eléctricos

El uso de software de gestión de picos de demanda puede reducir considerablemente las cargas máximas de energía y sus costes asociados.

Ciudades y países de todo el mundo intensifican sus esfuerzos para electrificar el transporte. En su lucha contra la contaminación y los efectos del cambio climático, muchos están fomentando la electrificación a través de incentivos, descuentos y plazas de aparcamiento especiales para vehículos eléctricos (EV). Otros adoptan un enfoque más agresivo mediante normativas y multas más severas para las infracciones. Ciudades como Londres, Bruselas y Madrid han anunciado “zonas de cero emisiones”, restringiendo el tráfico en sus centros urbanos exclusivamente a peatones, bicicletas, vehículos eléctricos privados y comerciales y transporte público electrificado.

Estas políticas están impulsando una rápida aceleración en la adopción de vehículos eléctricos. En 2040, los vehículos eléctricos representarán más de la mitad de las ventas globales de vehículos de pasajeros, y el 30 por ciento de todos los vehículos de pasajeros en circulación serán eléctricos, de acuerdo con Bloomberg NEF. Las flotas comerciales también avanzan con rapidez hacia la electrificación. En Londres, UPS ha sustituido prácticamente un tercio de sus vehículos de reparto con motores diésel por vehículos eléctricos y ha confirmado un pedido de 125 vehículos Tesla Semis. Pepsi, FedEx, DHL y Anheuser-Busch también figuran entre las empresas que realizan inversiones importantes en electrificación.

A largo plazo, las flotas eléctricas comerciales prometen un funcionamiento limpio y eficiente y un menor coste total de propiedad. No obstante, la transición planteará dificultades. Los operadores de flotas deben considerar qué tipo de infraestructura de carga deben implementar, la autonomía de los vehículos, los requisitos de las rutas, los programas de carga y las estructuras de precios de los servicios públicos.

Y necesitan identificar la manera de dar un sentido económico a esta transición; ¿deben invertir en baterías para reducir sus necesidades de caga durante los horarios de tarificación máxima? ¿Pueden modificar su programa de carga para equilibrar la demanda? ¿Cuál es el ROI de la inversión en su propia infraestructura de producción de energía eólica o solar? Estas preguntas son particularmente desconcertantes para las pequeñas y medianas empresas que disponen de fondos limitados para invertir en la infraestructura de su flota de vehículos eléctricos.

En mi publicación anterior en el blog, describí algunas de las consideraciones clave para las pequeñas y medianas empresas que explotan flotas y se plantean la transición eléctrica. En esta publicación llevaremos el tema más lejos al profundizar en determinadas tecnologías que probablemente marquen la diferencia más tangible para estas empresas. Con el propósito de ayudar a las pequeñas y medianas empresas a realizar con éxito la transición eléctrica, el Grupo de transformación digital ABB Ability™ realizó un estudio con münchner taxi zentrum (mtz), un operador de servicios de taxi alemán que dispone de 10 vehículos eléctricos en su flota. Basándose en el rendimiento de los cargadores rápidos ABB Terra 53 de 50 kW, el estudio exploró las oportunidades que ofrecen los ahorros energéticos y los nuevos modelos comerciales disponibles actualmente en el mercado.

Una de las conclusiones fundamentales de este estudio fue que el uso de software de gestión de la demanda máxima (PDM) puede reducir considerablemente las cargas máximas de energía y sus costes asociados. Las soluciones PDM gestionan las complejas interacciones entre consumo, producción y almacenamiento de energía, y pueden optimizar los tiempos y las fuentes de carga para satisfacer la demanda de la flota, al tiempo que minimizan los costes. El estudio identificó que solo el uso de PDM para vehículos eléctricos permite reducir un 15% el pico máximo de demanda de mtz. Si se combinara con almacenamiento de energía, la solución PDM reduciría la demanda máxima un 32%.

Incluso sin activos físicos adicionales como, por ejemplo, equipos de generación y almacenamiento de energía eléctrica, las soluciones PDM pueden reducir considerablemente las cargas máximas, ya que estas soluciones controlan la demanda de energía de los cargadores; o en otros casos, incluso controlan el flujo de energía que se recibe a través de la aparamenta que suministra alimentación a los cargadores.

Las soluciones PDM digitales funcionan en tiempo real y ofrecen excelentes resultados por un coste mínimo. Proporcionan una diferencia formidable entre una configuración de carga básica y un sistema inteligente que cumple el objetivo de retorno de la inversión real del negocio. Si desea más información sobre el impacto de las soluciones PDM para diversas configuraciones de flotas, lea el estudio completo aquí. 

En la entrega final de esta serie de tres publicaciones, explicaré cómo los operadores de pequeñas flotas eléctricas pueden aprovechar su infraestructura de carga no solo para reducir costes, sino para generar nuevas fuentes de ingresos para sus empresas.

 

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Roze Wesby

Roze Wesby is ABB’s Global lead for Digital Transformation in Transportation. She is responsible for digital adoption in the electrification and automation of transportation, acceleration of ABB’s associated digital businesses and incubation of strategic digital programs in the sector.
Comentar esta publicación