El mundo sigue girando: reflexiones sobre la COP25

La cumbre del clima de Madrid COP25 acaba hoy. Pero el debate continúa.

La COP25 comenzó oficialmente el 2 de diciembre y, en los últimos nueve días, más de 25.000 personas han participado en una serie de reuniones, debates y encuentros de trabajo para hablar sobre qué medidas adoptar para hacer frente al cambio climático.

Yo fui una de esas personas.

Mi mensaje era claro: tenemos una Misión Cero. Contamos con las soluciones prácticas y los conocimientos para ayudar a reducir las emisiones de carbono. ABB es un agente del cambio y estamos listo para actuar.

Al participar en muchos debates de la COP25, me llamó la atención el gran interés que existe por las tecnologías que ABB ha desarrollado para ayudar a que negocios, industrias y comunidades logren mejores resultados para el medio ambiente. A medida que los debates arrojaban luz sobre las realidades, pudimos dar un paso al frente y decir, orgullosos: “Nosotros podemos ayudar”.

Entonces, ¿qué está retrasando la adopción de unas acciones tan necesarias para salvar el planeta?

Pues bien, en una de las sesiones en las que participé se analizaron las barreras existentes a la hora de poner en marcha y ampliar un transporte sólido, sostenible y bajo en emisiones de carbono. Las políticas y la contratación pública fueron objeto de un debate muy encendido. También había cierta confusión respecto a las soluciones ya disponibles. De hecho, en algunos ámbitos se conocen poco, o nada, las opciones que existen para poder lograr mejores resultados en cuanto a emisiones de carbono.

En el discurso que abrió el “Día del transporte” celebrado el 6 de diciembre, el ministro español de Fomento, José Luis Ábalos, señaló que el sector del transporte es el principal emisor de gases de efecto invernadero, que en España supone el 27 por ciento. Mencionó algunas medidas adoptadas en España para mejorar la eficiencia energética del sector de transporte, entre ellas, una red de energía inteligente ferroviaria y el uso de transporte público de movilidad eléctrica en los centros urbanos.

La infraestructura de carga para autobuses eléctricos es algo en lo que ABB destaca. Justo esta semana, hemos ayudado a poner en marcha el primer servicio de autobuses eléctricos en funcionar en un aeropuerto británico. El servicio contará con seis autobuses Volvo 7900e íntegramente eléctricos, de un único piso y bajas emisiones, que funcionarán en el aeropuerto de Birmingham, ayudando a transportar de forma sostenible a los trece millones de personas que pasan por el aeropuerto cada año.

Al usar pantógrafos de carga abierta, solo se tarda de dos a seis minutos en cargar del todo estos autobuses eléctricos, lo que les aporta flexibilidad y les permite circular de forma continua, sin tener que estar en la estación para recargarse.

Como líder mundial en infraestructuras para vehículos eléctricos, ABB ofrece toda la gama de soluciones de carga para coches eléctricos, autobuses híbridos y eléctricos, así como de electrificación para buques y ferrocarriles. ABB empezó a trabajar en el mercado de la movilidad eléctrica en 2010 y, hasta hoy, lleva vendidos más de 13.000 cargadores rápidos de CC en 80 países, más cargadores rápidos que ningún otro fabricante.

Como empresa, fomentamos la adopción rápida y temprana de tecnologías limpias y ayudamos a los clientes a mejorar la eficiencia energética y productividad, al tiempo que se prolonga el ciclo de vida de los equipos y se reduce la cantidad de residuos.

Planteé este mismo tema en otro encuentro en el que participé el 7 de diciembre, Energy Action Event: The Business Case for a Zero-Emission Energy Future. También estaba presente Bertrand Piccard, impulsor del primer vuelo con energía solar en dar la vuelta al mundo. En líneas generales, nuestros mensajes coincidieron en señalar la necesidad de actuar y adoptar más tecnologías verdes. Existen, pero no las utilizamos tanto como debiéramos. Hay que acelerar su adopción.

Casi el 60 por ciento de los ingresos globales de ABB se derivan de tecnologías que atajan directamente las causas del cambio climático por medio de la eficiencia energética, la integración de energías renovables, la movilidad eléctrica, la conservación de recursos y la eliminación de residuos. Tengo especial interés en que el público conozca esta última cuestión.

Por ejemplo, mantener el suministro eléctrico en una producción compleja de alimentos y bebidas suele ser vital. Cualquier parada en la producción puede dar lugar a que los productos se echen a perder, una generación excesiva de desperdicios y la necesidad de limpiar los equipos en profundidad. Trabajamos con muchos proveedores a los que aportamos calidad energética y equipos de protección eléctrica, evitando así impactos negativos en el medio ambiente generados por los desperdicios. Además, también hay unas ventajas económicas claras.

Al fin y al cabo, con cuidado e interés se puede llegar a conseguir mejores resultados para el medio ambiente.

Sin embargo, en algunos sectores y negocios, “sostenibilidad” y “desarrollo sostenible” siguen siendo unos términos un tanto confusos, falta una conexión con soluciones prácticas. Simplemente, siguen desconectados de la realidad. No se han despertado.

En la COP25 me di cuenta de que, para acelerar el cambio, los negocios tienen que pasar por unas “transformaciones sostenibles”, exactamente como las “transformaciones digitales” están posibilitando el crecimiento. A menudo, los beneficios de ser más ecológicos no se ven directamente reflejados en los resultados. Sin embargo, una y otra vez observamos que los ahorros y las ventajas para el medio ambiente suelen ir acompañados de ahorros para las empresas y, por ende, de un mayor beneficio.

Me siento orgullosa de haber participado en la COP25 y de trabajar para una empresa que demuestra tener la llave para resolver muchos de los temas debatidos. Ahora, tenemos que asegurarnos de que esa llave llegue a más manos para poder abrir el potencial universal de nuestras tecnologías, productos y soluciones.

 

 

Categorías and Etiquetas
Sobre el autor

Amina Hamidi

Amina Hamidi joined ABB in 1998 as a Research Scientist and Project Manager and has held a number of positions with increasing responsibility both in R&D and on the business side up until August 2017, when she was appointed Chief Technology Officer for the Electrification business of ABB. Now she leads a team of scientists and engineers focusing on both customer needs-driven and technology disruption-oriented R&D. She has a Ph.D. in Electrical Engineering from the French National Research Institute for Transportation Systems (INRETS).
Comentar esta publicación