Empresa y atracción de talento STEM

Los profesionales STEM han llegado para liderarnos en el futuro y las empresas digitales deben asumir nuevos retos para retener este talento.

Uno de los retos más importantes de las empresas industriales actualmente es la atracción y retención del talento de la gente joven. Estos profesionales altamente preparados, en especial en carreras técnicas (las llamadas STEM), reclaman un entorno laboral que requiere un cambio de mentalidad radical por parte de las compañías.

En ABB en España buscamos atraer profesionales de todas las áreas. Sin embargo, en muchas ocasiones nos sigue costando encontrar profesionales. ¿Dónde está el problema? ¿Es sólo una cuestión que concierne a ABB o es una situación global?

Para intentar encontrar el origen de este asunto, en las últimas semanas he estado en contacto con universidades, escuelas de negocios y empresas de recursos humanos y la respuesta de todas ellas ha sido al mismo tiempo un alivio y el principio de una nueva preocupación: “Tranquila, esta situación es una constante para el resto de las compañías tecnológicas que necesitan profesionales STEM. Se está produciendo un cambio social que afecta al presente y al futuro de las empresas”.

Los profesionales STEM, provenientes de carreras científicas, tecnológicas, ingenierías y matemáticas, reúnen una serie de características comunes que hacen que en las empresas se enfrenten a un cambio de paradigma.

 

Radiografía del nuevo profesional

Los profesionales STEM, provenientes de carreras científicas, tecnológicas, ingenierías y matemáticas, reúnen una serie de características comunes que hacen que en las empresas se enfrenten a un cambio de paradigma. A modo de diagnóstico rápido, identificamos a estos nuevos trabajadores por los siguientes rasgos:

  1. Se trata de una generación constantemente conectada, lo que los convierte en trabajadores multitarea que valoran puestos de trabajo con posibilidades de teletrabajo. Son independientes y enfocados a resultados.
  2. Han crecido jugando a videojuegos, lo que les motiva al desarrollo de nuevas habilidades, aportando a la empresa una gran creatividad y colaboración en diferentes proyectos y grupos de trabajo.
  3. Son ambiciosos, quieren demostrar sus capacidades y están dispuestos a asumir puestos de trabajo donde puedan exponer su potencial.
  4. El salario no es lo más importante para retenerlos. Valoran flexibilidad horaria, implicación de la empresa en proyectos sociales y las posibilidades de movilidad geográfica. Para ellos un cambio no es solo cambiar de empresa, cambiar de ciudad o de país también se considera cambio; un aspecto especialmente interesante si, como empresa, se quiere evitar su salida.
  5. Necesitan aprobación constante. Un claro reflejo de la alta necesidad de comunicación que demandan. Quieren saber cómo funcionan las cosas y si lo que hacen es correcto.
  6. Son nativos digitales, por lo que es importante no poner freno a su uso de las tecnologías y redes en tanto que esto puede ser un vehículo interesante para hacer mentoring inverso y que sean ellos los que ayuden a los de otras generaciones a entrar en la era digital.
  7. Buscan empresas con las que compartan ideales y con una cultura corporativa sólida.

¿Cómo atraer a los profesionales?

Conociendo todo esto, las empresas deben moverse para ofrecer empleos y contratos atractivos para las nuevas generaciones. En este nuevo paradigma, en el que cada vez menos la empresa busca al profesional, sino que es el profesional quien elige a la empresa; las compañías atractivas serán aquellas que:

  1. Sepan explicar su misión y visión, con un storytelling sólido y convincente.
  2. Destaquen cómo será la participación del profesional.
  3. Quieran atraer el talento femenino resaltando el impacto del trabajo o del proyecto para las personas.
  4. Contemplen el teletrabajo.
  5. Hablen de vinculación, no de retención.
  6. Promuevan el talento STEM entre los más jóvenes.
  7. Ofrezcan proyectos sociales y medioambientales relevantes.

En resumen, las organizaciones deberán ser capaces de hacer fluir el talento y ofrecer una experiencia en un entorno con una cultura alineada a las necesidades del empleado. Para ello, será necesario conocer cuáles son esos valores y cultura de forma que se pueda iniciar, en caso de necesidad, un proceso de transformación. Conceptos como conciliación, flexibilidad en la gestión del tiempo o desarrollo del talento son importantes para las nuevas generaciones.

Los profesionales serán los dueños del conocimiento y las empresas deberán competir por atraer a los mejores. Para ser creadores de ideas y por tanto de negocio, las empresas deberán dejar de buscar personas para centrarse en encontrar capacidades.

Los STEM han llegado para quedarse, es más, para liderarnos en el futuro. Ellos serán el cambio generacional más importante en la era industrial. Tienen mucho que decir y tanto en ABB como en todas las empresas digitales necesitamos a estos profesionales, hombres y mujeres, dispuestos a asumir nuevos retos para el escribir el futuro. Un cambio que empieza por nosotros mismos, quienes como managers hemos de estar preparados, entendiendo el cambio y adaptándonos a él. 

Categorías and Etiquetas
Comentar esta publicación