El reto de la sostenibilidad en la industria de la alimentación y bebidas

El sector de la alimentación y bebida experimenta hoy en día una fase de adaptación a un nuevo modelo de producción y consumo.

Sólo dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana… y no estoy seguro de lo primero.

Albert Einstein

Pese a que parece evidente admitir que los recursos de este planeta no son infinitos, muchas veces no resulta tan obvio encontrar el camino a seguir para lograr que los procesos industriales que encajaban en el siglo XX sean sostenibles en el mundo actual.

En este sentido, la Comisión Europea ya manifestó que la industria comunitaria sólo puede ser más competitiva si se basa en una economía sostenible, tal y como ha planteado en su nueva estrategia de política industrial: “La sostenibilidad es el gran desafío para reforzar el liderazgo industrial de Europa. Un sector que emplea a 32 millones de personas de forma directa no debe dejar escapar las oportunidades de las nuevas transformaciones tecnológicas para seguir siendo competitivo”. Una clara demostración de intenciones de que Europa quiere una industria inteligente, innovadora y sostenible.

De esta forma, no es una casualidad que Bill Gates, el hombre más rico del mundo, con una fortuna de cerca de 70.000 millones de euros según la revista Forbes, haya invertido en un proyecto español de agricultura sostenible. Y es que en España el primer sector industrial es el alimentario, con una  facturación de 93.000 millones de euros al año – un 22,5% del total de la industria manufacturera- y  una cifra de 480.000 empleos directos.

Este sector industrial es, por tanto, un pilar de la economía nacional y tiene una estrategia de futuro definida, tal y como recoge el “Marco Estratégico de la Industria de la Alimentación y Bebidas”. Este se ha fijado como objetivo impulsar el desarrollo sostenible, avanzar hacia una mayor eficiencia y alinearse con la preocupación de los consumidores dado que, a día de hoy, el 54% de estos lo considera el desarrollo sostenible un factor de decisión en su proceso de compras.

¿A qué retos debe hacer frente la industria para alcanzar una verdadera sostenibilidad?

Este sector industrial se encuentra actualmente ante cinco grandes retos:

  1. Descubrir cómo producir alimentos para una población que sigue creciendo en una situación de escasez de recursos. Las previsiones apuntan a que para el año 2030 se necesitará aumentar un 50% el suministro de alimentos para satisfacer las demandas de la población mundial; lo que ocasionaría, una presión creciente sobre los ya limitados recursos naturales disponibles.
  2. Mantener la competitividad en un entorno de incertidumbre jurídica y dependencia energética. España se caracteriza por tener una estructura de consumo energético muy dependiente y dado que el coste de la energía resulta un factor fundamental, la industria debe buscar nuevas fórmulas para mejorar la eficiencia de los procesos de producción y envasado, así como el uso de fuentes de energía más limpias y eficientes.
  3. Mitigar los efectos generadores del cambio climático. Ello requiere impulsar un modelo de colaboración con proveedores que permita optimizar el transporte y la distribución de materias primas y productos y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  4. Hallar vías de gestión sostenible del agua consumida. Aunque ya se ha conseguido reducir el consumo anual de manera sustancial, la industria necesita seguir implantando sistemas que optimicen este consumo y su reutilización, sin que afecte a la calidad y la seguridad de los productos. También es imprescindible mejorar la calidad de los vertidos finales así como la reutilización de residuos líquidos y lodos.
  5. Reducir el impacto ambiental de los envases. En España ya se reciclan 7 de cada 10 envases puestos en el mercado, pero la intención es ir más lejos, promoviendo la innovación en envases más sostenibles, con un mayor ciclo de vida  y un menor volumen de residuos.

Todos estos retos tienen un denominador común: la tendencia generalizada a la digitalización de procesos y operaciones, materializada a través de la llamada “Industria 4.0”. Una visión de la fabricación con todos sus procesos interconectados mediante el “Internet de las Cosas” y con información en tiempo real  que agilice la toma de decisiones a cualquier nivel.

La clave de esta nueva industria es poseer la información adecuada, en el momento adecuado y sobre el dispositivo adecuado. Esto supondrá que los procesos actuales dentro de las industrias se puedan simplificar y agilizar dando, por lo tanto,  soporte a los nuevos retos de esta industria incluyendo, por supuesto, el de la sostenibilidad.

El 25 de septiembre de 2015 la Organización de Naciones Unidas estableció un total de 17 objetivos para cambiar el mundo. Una agenda de trabajo para los próximos 15 años en la que se encuentra como tarea número 12  garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Objetivos del desarrollo sostenible de la ONU

Para alcanzar estas metas Naciones Unidas hace un llamamiento para que todo el mundo haga su parte, los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, y en ABB como parte del sector ya hemos recogido el testigo.

Categorías and Etiquetas
Comentar esta publicación